La existencia de la tecnología.

En la obra de Lozano Hemmer podemos observar que entre otras cosas su obra tiene la capacidad de interactuar con el espectador, el cual puede dar su imagen y/o su corporeidad a “terminar” las piezas en la exhibición en donde la participación humana juega este papel fundamental, sin el cual sus piezas no tendrían vida realmente. En algunas de ellas se nota la intención de utilizar lo orgánico para desarrollar las funciones por completo, más en específico con la pieza del aliento, Lozano busca lograr “trascender” la vida o “permanecer” al querer guardar “el aliento” de ciertas personas en su máquina. Por otro lado utiliza máquinas en las que aparentemente “te sigue con la mirada” con la intención de que te sientas intimidad@ por el poder de la tecnología. Pero esto podría darnos a pensar si realmente “la tecnología” puede intimidarnos, afectarnos o “hacernos vivir eternamente”. ¿Cómo podría ser para nosotros si la máquina realmente te observara o si pudiera latir con fuerza propia?

La tecnología y sus avances en su mayoría son diseñados para hacernos la vida más cómoda y hacer la comunicación más fluida. Pero en medida que va evolucionando comenzamos a caer en nuestra propia confusión al creer cosas como que “la tele ha matado la realidad”1, o cosas similares. En ésta ha ido creciendo tanto de tal modo que ahora nos es posible imaginar como sería nuestra vida si tuviéramos cuerpo robótico, sostuviéramos relaciones “virtuales” con personas reales o no, incluso como si nuestra propia vida estuviera manipulada por alguien más.

En algunas películas que pude observar se plantean situaciones en las que nos dejarían en “jaque” sobre la existencia de lo virtual, la conciencia en los seres creados, incluso la posibilidad de inventar seres “superiores” a la raza humana. En la película “Ghost in the shell” se plantea a la vida como una serie de pequeñas partes de información creando redes cada vez más complejas cumpliendo funciones específicas para desarrollar a un ser que finalmente es consiente de su propia existencia. Entonces si nosotros de algún modo hemos llegado al punto de poder “clonar” pequeñas células y partículas ¿Qué tan lejos estamos de crear a un ser completamente funcional haciendo estas uniones dentro de un organismo? y si acaso pudiéramos hacerlo ¿Esto le daría un alma, siendo un cuerpo idéntico, teniendo incluso la capacidad de razonar? Aquí un fragmento de la escena:

En otra película más llamada “Nirvana” se plantean las posibilidades de extender al cuerpo más allá de sus capacidades naturales, al almacenar memoria, olor, sentimientos de una vida entera en algo más pequeño que un usb, asi como la posibilidad de obtener ojos artificiales (de lo que tampoco estamos lejos de realizar), y el poder navegar en el mundo virtual a través de un modo palpable. Pero lo que es aún más interesante es la forma en que las máquinas (al parecer muy avanzadas) pueden ser groseras con su dueño e incluso decidir si quieren acatar o no una orden, llegando al punto en que un personaje de videojuego quiere decidir sobre su destino pidiéndole a su creador que lo elimine. A lo largo de la historia se van observando situaciones en las que parece que la vida del creador es también un juego y al final ambos acuerdan que han ganado al momento en que mueren. ¿Realmente la muerte nos libra del compromiso de tener que seguir “jugando” en la vida? Y si todos tratáramos de huir de la opresión que sentimos de “seguir” haciendo lo que tenemos que hacer ¿Qué caso tendría seguir viviendo?, ¿Qué sentido tendría vivir “libre” de un juego, contexto, reglas, amarres, inquietudes y obstáculos que superar? La tecnología perdería el poder fascinante que tiene si estuviera consiente de su propia existencia y no pudiera ser manipulada por nosotros para satisfacer nuestras necesidades.

Los avances científicos y tecnológicos ciertamente tienen un gran impacto en nuestra forma de percibir de entrada las cosas a nuestro alrededor modificando el tiempo y el modo de realizar las cosas, hasta nuestra propia conciencia de la vida. Tal vez las obras de Lozano Hammer como algunas otras obras de arte no repercuta tan fuertemente en nuestras vidas al grado de quitarnos el sueño, pero ciertamente se adhiere a nuestra manera de concebir la realidad, haciéndonos creer cosas que antes encontrábamos difíciles o imposibles, abriendo cada vez más nuestra mente, sorprendiéndonos para poder al fin pasar a la siguiente etapa, como algo natural en la vida.

 

 

1.-http://www.gumilla.org/biblioteca/bases/biblo/texto/COM2011154_55-63.pdf

Diana Rodarte

Anuncios

2 Comentarios

  1. Creo que tu pregunta de su acaso es la tecnología la que nos vigila abre avenidas de discusión sobre los humanos detrás de la tecnología… No? Por otro lado me hace ruido la idea de que la tecnología avanza “para hacernos la vida más cómoda y hacer la comunicación más fluida.” Parecería que consideraciones comerciales, económicas, militares, etc no entraran en este esquema.
    Finalmente la pregunta del alma… El problema de la pregunta es que lo único que requiere para ser respondida es creer o no creer, no puede ser abordada críticamente. Por cierto, buen enlace y lectura de nirvana y ghost in the shell.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s