La delgada linea entre el robot y el humano

A lo largo  de mi investigación encontré puntos muy interesantes sobre las cuestiones éticas del transhumanismo, así como también analice en que momentos dejamos abierta la puerta a la tecnología.  La premisa de “reemplazar” partes humanas por maquinas, me llevo a analizar la cuestión de lo sensorial, que sentidos se “perderían” si se reemplazamos partes de nuestros cuerpos.

Desde las prótesis, implantes hasta la invacion  de aparatos electrónicos que rodean nuestra vida, de los cuales ya dependemos en gran sentido como los teléfonos celulares, el Internet, cualquier dispositivo con acceso a al red; la tecnología nos rodea.

https://www.youtube.com/watch?v=rjbiUj-FD-o

 

Nos rodea tanto como en la película Trascendence  un ejemplo de la transformación de humano a maquina-red. Donde se cuestiona constantemente el aspecto humano-etico, hasta donde somos capaces de llegar eticamente; perdemos tal vez la conexión o no con la sensacion, lo sensible, lo que se toca, lo que se prueba, lo que huele. Y tal vez no sea tan malo o escandaloso, tal vez solo es el siguiente paso.

Un punto muy interesante que encontré fue el aspecto sexual,  donde se ha dejado un poco de lado la necesidad de tener una pareja sexual de carne y hueso, el boom de las Real Girls. El tema tabú de la película Lars and the real girl  donde precisamente se muestra el “reemplazo” de la pareja humana por una real doll, pero que curiosamente ayuda a comprender mas la propia humanidad y su fragilidad.

Dolls disponibles en cualquier talla, color, textura, dimensión, toda una metáfora para decir que podemos (y lo hacemos) fabricar y satisfacer nuestras necesidades. Se fabrican desde vibradores, fucking machines, autoblow. Pero tan seriamente puede ser tocado el tema por congresos como Love and sex with robots, donde realmente se interesan por este tema. Asi como el libro de David Levy donde precisamente se habla sobre un futuro sexo con robots, que ya esta a la vuelta de la esquin

 

Anuncios

3 Comentarios

  1. Dos tensiones interesantes emergen aquí… El descubrimiento de la fragilidad humana a partir de una “real doll” y la fabricación/satisfacción de necesidades sexuales/emotivas/sociales a partir de tecnologías como excursión del ser humano. Por ese lado, muy bien… PERO, y Lozano Hemmer?!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s