Sobre el Arte Biométrico de Lozano-Hemmer

Ahora son las obras de arte las que nos sienten, nos miran y nos escuchan.

No he tenido la oportunidad de interactuar con una obra de Lozano-Hemmer, sin embargo puedo percibir lo afectivas que pueden llegar a ser, a tal grado de aterrorizar y enternecer a sus espectadores al mismo tiempo (terrenos también de lo poético),  más cuando leemos que sus piezas van a la par de la tecnología avanzada que es utilizada por las empresas y los gobiernos en cuestiones de seguridad y control; en zonas de guerra (o genocidio), áreas de acceso restringido, como fronteras o servicios médicos.

Una de las dudas que tengo es sobre de qué calidad es esa interacción entre el espectador y la pieza. Hablábamos también de piezas incompletas que el público al interactuar las termina; “si el público no participa, la pieza no existe” ¿Pero qué tanta participación nuestra hay en los datos biométricos que arrojamos? ¿Más allá de lo que es medible o cuantificable que hace que la misma pieza que yo “completé” sea completada de distinta manera por otro espectador,  inclusive que yo quiero visitar días siguientes la misma pieza, la tendré que completar con mis mismas huellas digitales (de figuras que nunca elegí) así como si puedo hacerlo con las elecciones, selecciones, pensamientos y decisiones de mi vida diaria para interactuar con mis realidades y las de otros.

Esta clase de piezas (Biométricas) me parecen a veces lo mismo a un espectáculo de desfile militar, pues, asistimos a ellas y sí, podemos sentir empatía con los materiales de cuero, los bordados, el bonito acabado de la madera en un arma, o la perfecta sincronización de los marchantes y el vuelo de los aviones bombarderos, ahora estamos en un desfile de avanzada tecnología donde se nos permite conocer el alcance de estos equipos, más no su funcionamiento, más no estrategias que nos posibiliten tergiversar estos controles, estos aparatos que nos espían, esta cualidad de limitada interacción con esos censores podría rozar sin querer queriendo por parte de Lozano-Hemmer una estrategia del terror y de mercadotecnia por parte de gobiernos y empresas que están en el negocio de la comunicación.

Si la pieza fuese distinta, si fuese de la manera que menciono en el párrafo anterior; una pieza de verdad incompleta, con algunos talleres y cursos antes y durante las exposiciones; creo que ahí habría una verdadera interacción, algo que resolver, algo de verdad nuestro, un ejercicio creativo y ahí sí cabría la posibilidad de completar una pieza con lo que nosotros somos. Y no el completar una pieza que sí, necesita de ti, pero te necesita biométricamente nada más.

No dejo afuera la posibilidad de que estas piezas también ayudarían a reconciliar o ver de otra manera a quienes vean con malos ojos y por lo tanto evadan conocer y estudiar sobre estas tecnologías, dando una perspectiva de otras posibilidades de uso, pero al ser sólo eso me parece un poco árido. Agradable e interesante como experiencia aún así.

Aquí están de alguna mis posibles líneas a explorar, estaban conectadas entre sí y preferí a modo texto que un listado, para no ser más redundante.

Anuncios

2 Comentarios

  1. ¡Buenas Noches!
    Concuerdo con usted, en relación a la pieza incompleta o a esa sensación como que le falta algo,(espero haberlo interpretado correctamente) para ser completamente interactiva, espero los resultados de su investigación. Siempre me sorprende y termino aprendiendo tanto de sus investigaciones como de sus disertaciónes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s