Reproductibilidad en el Arte. Ways of Seeing a Ways of Something.

En Ways of Seeing (1972), John Berger nos explica los cambios que se presentan a partir de la reproductibilidad del arte. Estos cambios, son explicados desde la perspectiva de como entendemos las cosas, a partir de la experiencia que tengamos frente a la obra y a partir del significado que como espectadores le concedemos a ésta. Por otra parte, Ways of Something (2014) aparece presentándonos de nuevo una reproductibilidad del arte, pero siendo fundada en una visión contemporánea, la cual nos muestra diversos trabajos e interpretaciones de 30 artistas visuales, que abarcan la pieza a partir de la existencia de internet y la gran cantidad de imágenes que se encuentran en él. Ante este caso, podemos notar la presencia de la difusión y reproductibilidad de imágenes, que ha sido expandida por medio del internet. Esta expansión,  ha cambiado, afectado y generado nuevas maneras  de ver y percibir el arte.

La reproductibilidad, se presentó en un principio de manera física, con lo cual, el arte se vio sujeta a diversas interpretaciones y cambios de su significados. Benjamin (2003) consideraba que conforme a este fenómeno, el arte perdía su aura, característica la cual estaba relacionada a cierto ritualismo hacia ella, forjandola como una pieza única e irrepetible. Este valor, cambiaba por un valor de exposición, con el cual, la obra de arte, comenzaba a ser caracterizada por la capacidad de exponerse en diversos lugares, cuantas veces fuera posible, sin perder el objetivo de una experiencia estética hacia el espectador.

Por otro lado, actualmente la reproductibilidad ya no solo se presenta de manera física, sino que ésta también está presente de manera digital. Una estrategia de reproductibilidad de obra de arte, por medio de internet, es la creación de museos virtuales. Ante estos, la obra presenta una variedad de accesos, y de tipos de accesos, es decir, el espectador de la obra ya no solo será aquel que se encuentra en el lugar donde ésta está físicamente, sino que, se puede tener una variedad de espectadores a través de todo el mundo. Con esta variedad de espectadores, la obra puede tener una interpretación que conlleve tanto el contexto donde ésta se presenta, como una variedad de contextos que se encuentran presentes en esa variedad de espectadores a través de internet.

A partir de ello, vemos la búsqueda de públicos variados y diversos, con los cuales, las obras puedan tener un contenido mas extenso, debido a las interpretaciones y construcciones de ese público. Con lo que se abre la posibilidad de un diálogo más expandido, presentando nuevas formas de experiencias frente al arte, en las cuales, ya no solo se mostrará una información como única y verdadera, sino que, la variedad de interpretaciones, serán validas para que el espectador entienda la pieza.

En este ámbito, los museos virtuales se presentan a nosotros como una expansión del museo, donde su propósito, según Quijano (2012) ya no es solo informar sobre información especifica del museo.  Actualmente, su propósito se dirige a una expansión en la interactividad de diversos espectadores-visitantes, para adquirir una mayor riqueza interpretativa. De esta manera, los museos virtuales se presentan como una expansión cultural.

No se trata de suplantar al publico físico, sino que se trata de armar un conocimiento a partir de esa variedad de publico, en el cual, ya este no solo tiene la función de observar, sino que ahora es invitado a interpretar. Pasando de ser un mero espectador, a formar parte como participante en la obra. Ya no  es solo es la autoridad del artista o curador, sino que el espectador también juega un papel importante.

Como conclusión, vemos que la manera de ver y percibir el arte, ha cambiado conforme a esa búsqueda de interactividad y conjunto de diversas interpretaciones. Creo que aquí, el espectador, tiene la función de definir o considerar que es y que no es arte, y como esta manifestación es tomada en la sociedad. De acuerdo a Del Río (2012) se abre la posibilidad de que cualquier cosa pueda ser arte, siempre y cuando, se presente una reflexión y una función critica hacia cierto tema, que contemporáneamente, en su mayoría, es social.

Aqui unos ejemplos de vídeos sobre museos virtuales en la red:

Benjamin, Walter. La Obra de Arte en la Época de su Reproductibilidad Técnica. México: Editorial Itaca, 2003.

Del Río, José. Telos 90, Cuadernos de Comunicación e Innovación. Museos de Arte en la Red. España: Fundación Telefonica, 2012.

Quijano, Mario. Telos 90, Cuadernos de Comunicación e Innovación. La Revolución de los Museos y las Instituciones Culturales. España: Fundación Telefonica, 2012.

Anuncios

1 comentario

  1. Me gusta mucho la idea de la creación de públicos específicos para el arte digital y de como las presencias virtuales de los museos posibilitan y potenzializan tanto a estos públicos como sus capacidades de interactuar con el arte. Es también interesante como estas cuestiones nacen a partir de procesos de reproducibilidad digital ya no solamente mecánica ni técnica.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s